Ir al contenido principal

Entradas

An overwhelming sense of gratitude...

From my view out of the chapel window at the novitiate house, depending on the time of the year, I can watch the beauty of the sun rising in the morning and the different colors of the sun reflecting off the clouds in the evening as it sets. One recent evening as I was admiring the pinks, purples, and oranges in the clouds as the sun set, I began thinking in amazement of all of God’s creations throughout the world including in each one of us. In that moment felt an overwhelming sense of gratitude thinking of all the gifts I have received and all the different ways He is constantly walking with me. This gratitude is a gift I have been living more profoundly since experiencing the thirty-day Ignatian Spiritual Exercises, in the beauty of the mountains and valley of Loyola, Spain in February and March of this year. It was a time where I became more consciously aware of the unconditional and overflowing love and mercy God has for me and His invitation to me to live from His love. I ima
Entradas recientes

CREO EN LA RESURRECCIÓN

  Porque la alegría no hace desaparecer el dolor, ni la paciencia acorta los tiempos de espera. Porque la mansedumbre no anula la violencia, ni la paz apaga la inquietud que nos asalta. Porque el amor convive con el odio y la confianza sólo se abre paso a través de nuestros miedos. Porque la Resurrección convive con la muerte… en el mismo tiempo, en la misma hora, en la misma realidad, en nosotros, en mí. Porque la Vida se abre paso tímidamente y lo hace en medio de lo real, concreto e imperfecto. Porque quienes decimos ser Sus testigos nos equivocamos constantemente y es evidente la distancia entre lo que anunciamos y lo que vivimos. Y sin embargo… nuestros vacíos de llenan de sentido… en nuestros cansancios, encontramos Su descanso… en nuestra fragilidad, experimentamos Su fortaleza… en nuestras incertidumbres, nos ilumina Su palabra… en nuestras soledades, nos regala Encuentro… Porque nosotras seguimos siendo las mismas, y a los ojos de quien no

Este sabemos de dónde viene...

Esta mañana el evangelio me sorprendía cuando un nuevo detalle, en teoría conocido, se llenaba de nueva luz.  En realidad, me daba cuenta de que eso que me pasaba con el texto, me pasa también con excesiva frecuencia con las personas... a esa ya la conozco, ya sé cómo es, ya sé de qué pie cojea, ya sé por dónde van sus inquietudes... con ese ya no me la juego, ¡como si no supiera de lo que es capaz!  Una vez más una mirada corta, que se queda en el medio, en la apariencia, sin llegar a ver el corazón, lo que le mueve en su verdad más honda, lo que late deseando salir a la luz.  Y sentía que se llenaban de sentido las palabras que Pablo nos regala en sus cartas: te basta mi gracia, mi fuerza se realiza en tu debilidad (2Cor 12); llevamos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que lo que sucede no es por nosotros mismos (2Cor 4). Y una vez más la pregunta. ¿Qué es lo decisivo, de dónde viene o quién le envía? Y es que Él puede estar hablándonos de mil maneras en nuestro día a

POR LA PAZ... CON ÉL... CON CLAUDINA...

Hemos querido celebrar el cumpleaños de Claudina a su estilo... por eso nos encontramos ante el Señor para contemplar el mundo y nuestra realidad personal y pedirle lo que necesitamos para romper las espirales de violencia y poder construir, en lo sencillo y concreto de cada día la paz y la armonía que el mundo y cada uno de nosotros necesitamos.  Reconocemos que lo que sucede en Ucrania nos afecta... a la vez nos preguntamos, ¿por qué nos afecta más que otros conflictos? Deseamos que el contacto con la realidad de quienes más sufren, nos lleve a vivir más sencillamente. Deseamos una conversión de nuestro estilo de vida que sea más cuidadosa con la vida, más respetuosa con nuestra Casa Común.  Experimentamos la impotencia, que nos ayuda a desenmascarar nuestras pretensiones de 'omnipotencia' y que nos hace caer en la tentación de la parálisis y la falta de compromiso al pensar que porque no lo puedo todo, ya no puedo nada. Me recordaba que  no está en nuestras manos la solución

Si eres Tú...

    Cuando el miedo nos invade, aunque tengamos delante a Dios, sólo vemos fantasmas (Mt 14, 22-33)...  Cuando nos arriesgamos a seguir caminando, comprobamos cómo esos fantasmas van desapareciendo. Seguro que alguna vez lo has experimentado ya, ¿recuerdas? ¡Dejémonos sostener por Él!

¡AHORA!

No esperes a estar fuerte para ofrecer tu fragilidad. No esperes a conocer para ofrecer tu ignorancia. No esperes a estar segura para ofrecer tu desnudez. No esperes a estar saciada para ofrecer tu sed. No esperes a estar sanada para ofrecer la sensibilidad que nace de tu herida. No esperes a ser independiente… ¡te quiero creando fraternidad! Te quiero como eres, conmigo, en lo mío, con los míos, con otras… ¡ahora!

PREVISIÓN PARA ESTE ADVIENTO...

Previsión meteorológica para el fin de semana: primeras nieves del año con inmejorable chimenea y mejor compañía . Climatología a la llegada: sol y nubes, atardeceres, viento, huracanes, ese tiempo que a veces “está raro” y aquel al que no le hacemos mucho caso porque vamos de una cosa a otra. Empezamos el adviento encendiendo una primera luz para este camino, una primera velita de amistad y profundidad, de esas que se irán encendiendo a lo largo de la espera en este tiempo. La gran invitación: ¡Hacer nuevas todas las cosas!  Cada año, cada día, cada vez que algo empieza, tenemos esa oportunidad inagotable a la que mirar con esperanza, libertad y gratuidad. ¡Este mensaje es de los que hacen vibrar! Pero si esa vibración se convierte en temblor al pensar en el futuro, nos presentan como referencia a María, que se fía escuchando y acogiendo lo que es claramente imposible para ella con las limitaciones del ser humano, pero sabe que Dios no la va a abandonar ¡nunca! Todo lo que