Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2020

UNA FECHA ESPECIAL...

Tal día como hoy, Claudina y sus primeras compañeras, recibieron el regalo de consagrar sus vidas al Señor.  Tal día como hoy, nosotras, en nuestras comunidades, renovamos nuestra consagración juntas y nos sentimos convocadas por Él y enviadas en Su Nombre allí donde estamos.

Hoy resuena la pregunta que muchos niños y adolescentes, jóvenes y familiares nos hacen con frecuencia... ¿para qué?, ¿qué necesidad hay de complicarse tanto la vida?, ¿no puedes hacer lo mismo siendo laica?
Y somos conscientes que, desde nuestras lógicas, no hay respuestas. Y somos conscientes que lo que vivimos tiene mucho de Misterio y de locura; de intuición y de pasión por el Señor y por todo lo suyo, que sólo la vida va confirmado.
Quizá no es cuestión de hacer, sino de dar respuesta con todo nuestro ser a la Bondad misericordiosa de Dios que hemos experimentado en nuestra vida. Quizá no es cuestión tanto de razón, sino de corazón.
Y desde luego, no es cuestión de fuerza, sino que es en nuestra debilidad, …

Y TÚ, ¿QUIÉN DICES QUE SOY YO?

Y el camino de la vida, nos condujo hasta ese espacio de silencio que nos permite escucharte. Y en el encuentro, Tu palabra que nos interpela: ¿quién dices que soy yo? (Mc 8, 27-33) Descanso. Fortaleza. Maestro. Todo. Fidelidad. Quien deshace nudos. Compañero de camino. Amigo. Nuestra roca firme. Paz. Presencia. Sentido. El que permanece siempre. El que es paciente. Vida y aliento. Experimentamos que, aunque nos enredemos en nuestras lógicas humanas, Él nos rescata con paciencia y ternura invitándonos una vez más a poner nuestro empeño en amar y confiar.  Y para no dejar que la vida nos la corte el miedo, nos unimos día tras día pidiéndole al Señor que nos ayude a... Verle más claramente,  amarle más tiernamente,  seguirle más fielmente.
Suena sencillo, como todo lo que nace de la experiencia profunda, de nuestros deseos más hondos, de la verdad de nuestra vida. Seguimos haciendo camino con Él agradecidas porque se nos hace también presente a través de cada una de vosotras. Es un regalo…

ASÍ NOS VEN ELLOS...

...¡a imagen y semejanza de Claudina! 



El lunes tuvimos una visita muy especial en casa. Los mayores del colegio vinieron a lo que alguno llamaba un 'house tour'. Mientras que pasábamos por las diferentes estancias, ellos nos hicieron muchas preguntas sobre nuestra vida, nuestra vocación, nuestras familias, los lugares por los que hemos ido pasando... y fueron tocando poco a poco el corazón de cada una hasta que juntos, terminamos en el corazón de la casa. En él, en nuestra capilla, hablamos de la amistad con el Señor. 
Cuando por la tarde me hice consciente del dibujo que nos habían regalado me quedé primero un poco extrañada, ¡ninguna de nosotras llevamos hábito! Después de un rato mirándolo con detenimiento, entendí que ellos buscan en nosotras lo que descubren en el corazón y la experiencia de Claudina. En esta imagen veo la invitación a dejarnos conducir por el Señor, abandonarnos en Su Amor y llevarlo a todas las personas.  A todos los que nos ayudáis a comprender que nu…

COMO UNA FAMILIA

Celebrando la bondad misericordiosa de Dios en la vida de cada uno y preguntándonos cómo seguir dándola conocer en nuestra realidad concreta.

La alegría del encuentro, la oración compartida, la experiencia de crecer juntos como comunidad educativa, la mirada a la realidad en profundidad, la conversación.

Dando gracias a Dios por tanto bien recibido y experimentando aquí y ahora ¡qué bueno es Dios!

¡FELIZ FIESTA DE SANTA CLAUDINA!




¿AFORTUNADA?

Esto es lo que significa el nombre de Bakhita en castellano, y cuando en un momento de su vida le preguntan si cree que es adecuado su nombre, ella reconoce con agradecimiento que sí, que todo lo que le ha ido aconteciendo en la vida la ha ido conduciendo hasta ese momento. Se siente profundamente afortunada.  Una niña convertida en esclava, una mujer maltratada y abusada acostumbrada a ser mirada como objeto y no como persona. Una mujer a quien el sufrimiento no le endurece el corazón. Una persona con una mirada sensible y atenta, con una bondad natural que penetra con hondura la realidad y la capacita para aliviar y consolar. Afortunadas fueron, sin duda, las personas que tuvieron la suerte de estar cerca. Estar junto a ella no dejaba a nadie indiferente, ¡tampoco a aquellos que se sintieron con derechos sobre ella o le rechazaron insistentemente! Y sí, también afortunada ella. Porque la gracia de Dios, a quien tardó en conocer, estuvo siempre en ella y se dejó ver en su capacidad de e…