Ir al contenido principal

VULNERABLE

Voy a tu encuentro Señor y te toca esperarme 10 minutos más de lo habitual. Pijama, mono, mascarilla, gafas, guantes, otros guantes, calzas, capucha... Para cuando acabo es imposible saber quién soy. No me reconozco.

Pepe tampoco ha visto nada igual, y mira que ha visto cosas a sus 93 años... No tiene claro si somos los de paleolíticos (paliativos) o si hemos venido a fumigar...

Hechas las presentaciones, el EPI (lástima que ahora ya para casi todo el mundo es el Equipo de Protección Individual y no el inseparable amigo de Blas) me permite salvar los tan famosos 2 metros de seguridad. Y sin embargo nunca me he sentido tan lejos de un paciente.

Todo me estorba en este encuentro. No puedo oír bien, no siento nada bajo los guantes, se me empañan las gafas y pierdo el resuello si hablo más de un minuto seguido...

Tampoco Pepe está muy convencido con este traje. Oye regular y no me puede leer los labios para ayudarse, no sabe si pongo cara de preocupación o si sonrío, y no hay forma de transmitir calidez a través de estos guantes. 
Intento acercarme con lo que me queda... el tono de mi voz (...ojalá pudieses prestarme Tu voz, esa que escuchan tus ovejas y las hace saberse a salvo y en casa allá en donde estén...) y guiñándole un ojo en un momento cómplice.

Pienso en la desescalada y me imagino el encuentro a cara descubierta, y entonces me pregunto si cuando me quite la mascarilla quedaré realmente al descubierto.
Y me contesto que no.

Que esta sensación de peso, de barreras, de dificultad para moverme, me es familiar.
Me veo tantas veces acercándome a las personas con máscaras que tapan ojeras y otras sombras interiores, con trajes que disimulan cicatrices y fragilidades, con guantes que mantienen siempre un límite claro, una pequeña separación, que me protege de la implicación (que me rima con complicación) excesiva y del dolor propio y ajeno. 
Son los dos metros de seguridad que separan el dar desde lo que nos sobra, de la viuda y sus dos monedas; que separan el vivir desde el cumplir y los mínimos, del dejarlo todo y seguirte.

Quítame Tú máscaras y guantes, y ayúdame a ir al encuentro del débil desde mi debilidad.
Y así,  desde las heridas compartidas, desde esa igualdad en la fragilidad, encontrarte a Ti, herido y frágil, caminando con nosotros.

Comentarios

  1. Palabras resuenan con fuerza (aún cuando Epi me siga sonando más al amigo de Blas)

    Vivir el hoy pidiendo abrazar inseguridades y alguna que otra desdibujada certeza..
    Acercarnos al otro con lo que tenemos..voz..guiños..impotencia..deseos...
    ¿Acercarnos, sin más, con lo que somos? "Vulnerables..."
    Me sonrío al reconocernos tan del mismo barro..tan del mismo Aire..

    Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NO QUERIENDO VIVIR SINO PARA TI

Hace ya casi dos semanas, se me regaló poder hacer la profesión temporal en Jesús-María, y tengo que reconocer que me cuesta poner nombre a tantos sentimientos como en mí brotan; eso sí, los que priman son un profundo agradecimiento y una alegría honda, desde los que todos los demás van cobrando sentido.  En estos días, hacía memoria de mi llegada al noviciado y entre alguna que otra lágrima, no podía evitar sonreír en ese cruce de miradas y decirle “si es que Tú lo sabes todo… Una vez más, me has sorprendido”. Llegué al “noviciado” con una gran determinación regalada, de saberme y sentirme muy sostenida por Él y con una fuerte invitación a dejarme en sus manos. A pesar de ello, tenía miedo, ciertas reticencias y muchos prejuicios (me rondaba la idea de que iba a ser como vivir en una “burbuja” aislada del mundo… ¡qué equivocada estaba!).Este tiempo de noviciado ha sido un tiempo privilegiado de ir enraizando la vida en Él, de experimentar su amor incondicional por mí con todo lo que …

...AQUÍ ESTÁS TÚ!

La inseguridad, ilusión e incertidumbre de 'la primera vez' hizo que 15' antes de la hora prevista, ya algunas estuviésemos conectadas y 'probando'. El que no fuera necesario cancelar otros encuentros y desplazarse hasta aquí, hizo que fuésemos más los que pudiéramos compartir este espacio. La técnica... esa que, en estos días, se está convirtiendo en compañera que posibilita el acercarnos en la distancia y nos lleva a explorar con creatividad para ir más allá de lo que hasta hace poco eran límites infranqueables. El tiempo de las presentaciones... amigas, conocidas, antiguas/os alumnas/os, profes... ¡buscadores convocados! Y también los 'presentes ausentes'. Aquellos que ayer no necesitaron un espacio en la pantalla para estar entre nosotros porque sus nombres y sus situaciones están en nuestro corazón. ¡Sed de encuentro! ¡Sed de Vida! En este tiempo en el que ya 'ver y oír' nos resulta insuficiente porque experimentamos la necesidad de 'oler, gust…

ABRAZOS

En estos días en los que estamos viviendo este ayuno de abrazos, de los que tanta necesidad tenemos, quisiera compartir algo de lo vivido en la experiencia apostólica del noviciado de la que he regresado hace unos días.  Si tuviese que quedarme con una sola palabra para condensar toda la experiencia sería “abrazos”. 

El primer día que fui al cole, terminé el día sobrecogida por la cantidad de abrazos que había recibido de tantos niños. Me llamó mucho la atención que abrazar fuese algo tan natural en ellos. Mi sorpresa fue aún mayor, cuando iban pasando los días y las carreras para abrazarme continuaban.  Abrazar, es el gesto con el que expresan su cariño, su acogida, su alegría, su agradecimiento… Poco a poco fui descubriendo que esos abrazos son también el fruto del amor que reciben. 

Este derroche de ternura de los niños, me devolvió a la raíz de mi vocación personal y me ayudó a ahondar en ella, al volver a experimentar el abrazo de Dios.  Ahondar en ese abrazo, en la experiencia de la …